BIENVENIDOS


GRACIAS POR VISITAR ESTE ESPACIO
ESTA DIRIGIDO A TODAS LAS PERSONAS QUE DESEAN CONOCER NUESTRA GLORIOSA ESCUELA NORMAL RURAL "GRAL. EMILIANO ZAPATA", AQUI ENCONTRARAS INFORMACION SOBRE ESTA INSTITUCIÓN EDUCATIVA. ESTA UBICADA EN EL ESTADO DE MORELOS POBLADO DE AMILCINGO, MUNICIPIO DE TEMOAC NUESTRA DIRECCION ES CARR. SAN MARCOS, PUE - JANTETELCO, MOR S/N. TEL. 017313512225

16 comentarios:

salvador torres dijo...

hola excelente fotografia de la parte de afuera de la normal, es notorio ver como ha progresado la normal apesar de todo lo que han pasado yo tenia dos amigas ahi ... bueno dos hermanas que pues me contaban lo que sucedia y los paros y huelgas y la verdad es algo de admirar, chicas sigan con todo ante este gobierno que no quiere escuchar les apoyo. saludos a todas y si alguien sabe de mis amigas barrera rivera me las saludan mayra y veronica o.k bye a todos

ANONIMO dijo...

hola tuve ganas de entrar a la escuela pero me lleve una desepecion muy grande x fui a sacar mi ficha en el año 2001 pero lamentablemente no que, alo que vi hubo mucha preferencia entre hermanas que ya estaban dentro, me pregunto necesita uno tener como se dice "TENER PALANCAS"

Anónimo dijo...

soy Lorena Dominguez Rguez, ex-alumna de la generacion 1980-1984
del grupo 4 "D".

Cuando paso por las instalaciones es triste ver como se encuentran destruidas las casas de los maestros, cuando estudie tenia vida y por lo q veo estan en un total descuido... si alguien se quiere comunicar conmigo mi correo es anaithmtz@gmai.com, ya que me he dado a la tarea de hacer un reencuentro de mi generacion.

AXEL dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
luis hernandez montalvo dijo...

Durante el gobierno del perredista Pablo Salazar Mendiguchía, se clausura la Escuela Normal Rural de Mactumatzá, Chiapas. Le precede la violencia policiaca y la más brutal represión contra una de las instituciones formadores de docentes del medio rural e indígena de aquella entidad.
El poder local integrado por cacíques pueblerinos y finqueros, llevaron su odio a la destrucción del edificio que por décadas cobijó a varias generaciones de normalistas. Literalmente no dejaron piedra sobre piedra. Al gobierno chiapaneco no le dio tiempo de transformarla en escuela para guías de turistas como lo propuso hace algunos meses la Presidenta del CEN del SNTE

De la tierra de don Lázaro Cárdenas del Rio, llegan escenas sobrecogedoras de violencia con gases lacrimógenos, helicópteros y patrullas de las policías estatal y federal contra los normalistas rurales de Tiripetío, Michoacán. El Cardenista Leonel Godoy Rangel y su gobierno perredista no encuentran la fórmula para enfrentar el malestar de los profesores y los estudiantes normalistas.
El Movimiento Estudiantil de 1968, dejó como saldo la desaparición de catorce Escuelas Normales Rurales, en aquellos días, el viejo normalismo burocrático ligado al SNTE, al Partido Revolucionario Institucional y al gobierno del criminal Gustavo Díaz Ordaz, jugó un papel legitimador contra la represión a las Normales Rurales.
Eran los días de la Confederación de Jóvenes Mexicanos, organismo en el que se nucleaban los estudiantes de las Escuelas Normales Rurales, a través de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México y antecedente más inmediato del Consejo Nacional de Huelga. Lucio Cabañas Barrientos es un estudiante inquieto.
Las páginas de la prensa nacional están salpicadas de sangre juvenil, mientras los gobernadores del PRD guardan silencio ante las macanas de sus policías. Como ciudadano, no encuentro una explicación al comparar los gobiernos de un partido de izquierda cuando se trata del ejercicio de la represión.
Los gobernadores del Partido de la Revolución Democrática, ante la falta de políticas concretas para articular sus esfuerzos en materia educativa, recurren a la represión y a la destrucción de instituciones educativas emblemáticas de nuestra historia reciente.
En 1922, la SEP crea la primera Escuela Normal Regional, como se llamó, de carácter federal, fue establecida en Tacámbaro, Michoacán. Estas escuelas fueron dirigidas por educadores como Isidro Castillo: “…fue pionero en el desarrollo de una nueva forma de capacitación acorde a las necesidades de la vida rural; le dio “una orientación inspirada en la realidad a que entonces se enfrentaba la escuela rural”. RABY, David, Educación y Revolución Social en México. Sep Setentas.
La escuela rural se enfrenta al desdén de los investigadores nacionales, los que no creen en la proeza cultural de un grupo de hombres y mujeres apenas alfabetizados, en cambio, esto no ocurre con los investigadores extranjeros como es el caso de David L. Raby, quien además sostiene:
Que ha quedado de la Escuela Normal Rural “Luis Villareal” del Mexe, Hidalgo. Solo ruinas que dejan policías y ejército. El recuerdo de esta institución está asociado al terror represivo de los gobiernos locales del PRI, a la intolerancia de las burocracias educativas ignorantes, a la corrupción y al interés manifiesto por destruir la escuela pública desde sus cimientos.
El SNTE, no es ajeno, el manoseo político que abre la mal llamada Alianza por la Calidad Educativa, acaba con la simulación por la defensa del Artículo 3º. Constitucional, las máscaras han empezado a caer, a pesar de los eventos masivos de acarreados que organicen con los recursos de los trabajadores.
A la distancia del tiempo, que dirían educadores como José Vasconcelos, Moisés Sáenz, Puig Casauranc, Rafael Ramírez, Raúl Isidro Burgos, Isidro Castillo, José Santos Valdez y tantos que se pierden en la memoria, sí, que dirían que en su lugar, el SNTE colocó a profesores de bajo perfil académico y escaso compromiso con la educación pública y con la educación rural del país.
Las Escuelas Normales Rurales han enfrentado los desafíos de ver destruido su proyecto académico, el robo de sus tierras, maquinaria y establos que en el caso de varias de ellas las hizo unidades autosuficientes. Durante la segunda mitad del siglo XX, destruyeron sus hortalizas y talleres, sus apiarios y sus talleres de industrias rurales, la contratación automática y los servicios asistenciales expoliados y robados por directores ambiciosos y sin escrúpulos. La inmoralidad y la politiquería hacen de las normales rurales un proyecto inviable.
Varios de sus ex alumnos son o han sido diputados, senadores o líderes de partidos políticos y movimientos sindicales y sociales, mucho pueden hacer si contribuyen a romper su aislamiento y abandono, si contribuyen a que vuelvan a ser dirigidas por educadores con visión de futuro en lugar de líderes sindicales desprestigiados.
Maestros y estudiantes deben hacer un esfuerzo por contribuir al debate para la transformación de las Escuelas Normales Rurales.
El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla. Correo electrónico: hernandez_luis21@yahoo.com.mx

En los días que corren, nos llegan noticias de violencia institucionalizada contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Profesor Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, Guerrero. El gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo, que tiene su origen en el Partido de la Revolución Democrática, no alcanza a comprender la misión que por décadas ha desempeñado esta institución educativa.

luis hernandez montalvo dijo...

Inicio Secciones Punto de vista Destrucción de las escuelas normales, ¿medida autoritaria?
InicioSeccionesNoticiasLa corte de los MilagrosPunto de vistae-humorImagen LibreEn portadaEn lineaEspecialesContracorrienteInt















Destrucción de las escuelas normales, ¿medida autoritaria?
Por Luis Hernández Montalvo
miércoles, 12 de noviembre de 2008
El martes diecinueve de agosto de 2008, en el marco de la apertura del nuevo ciclo escolar, en uno más de los desplantes de la maestra Elba Esther Gordillo, aprovechó la presencia del Presidente de la República para demandar la transformación de las escuelas normales del país.

Tenía como pretexto los resultados recientes del examen para la asignación de plazas magisteriales. Relatan las crónicas que la maestra "…Con voz exaltada y ya fuera de guión escrito, desde el podio, Gordillo volteo a ver al Presidente, con un lenguaje corporal en el que se advertía que en sus palabras finales estaría el verdadero mensaje:

"¡Cuántos pliegos petitorios en los que el SNTE había solicitado a la Secretaría que revisáramos la formación de docentes! ¡No es posible seguir formando docentes cuando no hay mercado de trabajo! Queremos que las instituciones que hasta hoy eran normales sean instituciones para técnicos en turismo, técnicos en actividades productivas; que ningún mexicano se encuentre sin empleo" (La Jornada).

Las estadísticas de los asuntos públicos, es un espacio poco transparente, sin embargo, la medida abarca a un número de aproximadamente un centenar de escuelas normales públicas, entre las que podemos enumerar a más de diez Escuelas Normales Rurales que sobreviven al autoritarismo de los gobiernos estatales.

En 1968, en el marco del Movimiento Estudiantil, fueron cerradas catorce Escuelas Normales Rurales, dos de las cuales, se localizaban en Puebla, se incrementa un año a la carrera docente y simultáneamente se crean, en forma improvisada un número importante de Centros Regionales de Enseñanza Normal.

En un tiempo relativamente corto, en 1975, se registra la Reforma al plan de estudios en 1975 y casi de manera simultanea, hay una nueva reforma con el nombre de "plan 75 reestructurado". Las reformas fueron encomendadas para su aplicación a los miembros del sindicato, esto permitía un control de los futuros profesores desde su formación.

Al inicio de la década de los ochenta, se crean en varias partes del país un nuevo modelo de escuela normal, ahora con el nombre de Escuelas Normales Experimentales.

En 1979, ante el fracaso de las escuelas normales como instituciones formadoras de docentes, se crea por decreto presidencial a la Universidad Pedagógica Nacional. En su momento se le concibió como una institución de "excelencia académica", como la "espina dorsal del sistema formador de docentes". De ese proyecto solo quedan las anécdotas.

La Unidad Ajusco sigue un modelo escolarizado de formación inicial y posgrado, totalmente alejado de las necesidades educativas del país y las Unidades en los estados que se debaten entre la precariedad presupuestal, la indiferencia de las administraciones locales y la indigencia académica, como resultados de las inercias de lo que en un momento se consideró la posibilidad de un Proyecto Académico Nacional, en ruinas después de las reformas del Acuerdo Nacional de 1992.

En medio de tantos desaciertos de la burocracia educativa y el SNTE, en 1984, se transforman a las escuelas normales del país en instituciones de educación superior y por primera vez, se crea el grado de licenciatura. (Decreto Presidencial de marzo de 1984)

El viejo normalismo se transforma, los miembros del SNTE y la burocracia educativa se reparten las plazas con las categorías mejor pagadas, en tanto que a las normales llegan los recomendados del sindicato con plazas de hora-clase, los que tienen la responsabilidad de formar a los nuevos licenciados en educación con la doble función de docentes e investigadores.

Los maestros de las escuelas normales, formados en las "técnicas de la enseñanza", y en el método onomatopéyico para la enseñanza de la lectura y escritura en la educación primaria, el método de don Gregorio Torres Quintero, sin el grado de licenciatura, son desplazados por toda clase de profesionistas: médicos, licenciados en derecho y ciencias políticas, ingenieros, con maestrías y doctorados en educación creadas al calor de los procesos privatizadores de la educación. Los nuevos formadores de docentes, nunca han ejercido la docencia y nunca fueron formados para ejercerla. Los resultados están a la vista.

Paradojas de la vida burocrática en la educación nacional, por primera vez en la historia de las escuelas normales, los estudiantes egresan con el grado de licenciados, grado académico que aún no tienen sus maestros.

Los nuevos profesores, ya no son profesores, sino licenciados en educación, el título que los acredita los faculta para trabajar en la docencia en los niveles de educación básica y como investigadores educativos.

Entre marzo de 1984 y 1997, en que se aprueba el Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académicos de las Escuelas Normales y hasta la fecha, no se registra un solo trabajo de investigación de estudiantes o profesores.

El gobierno paga una nómina excesivamente costosa e improductiva, las escuelas normales son un espacio de simulación, dominadas por intereses burocráticos y personales de miembros del sindicato, en tales circunstancias, estas instituciones son irreformables, así lo demuestra la experiencia de los últimos cincuenta años que corren paralelamente con la historia del SNTE.

El panorama para las futuras generaciones de profesores es por decir algo, muy desolador. Más de doscientas escuelas normales, entre públicas y privadas producen al año a miles de profesores que no serán contratados. Números conservadores estiman en más de treinta mil profesores egresados en el ciclo escolar anterior, solo de escuelas normales públicas.

Como en el pasado reciente, el cierre de cien escuelas normales públicas, llevan la promesa de transformarlas en escuelas técnicas en actividades productivas y en su lugar abrir cinco "centros de excelencia académica", que se abrirán bajo el esquema de responder al mercado de trabajo.

En el mundo de las formalidades, a la antiguita, en las convocatorias públicas, primero aparecían los logotipos de la SEP y posteriormente los del SNTE. Hoy las cosas se han invertido, hasta en estos simples detalles nos indican como son las relaciones entre la SEP y el SNTE.

El examen para el ingreso al servicio docente, convocó en primer lugar a los egresados de las escuelas normales, a los egresados de la licenciatura de educación indígena de la UPN y a los egresados de la facultad de psicología de la BUAP. ¿Y los egresados de las licenciaturas en psicología educativa, administración educativa, pedagogía y licenciatura en educación, plan 94 de la Universidad Pedagógica Nacional?

Otros requisitos establecidos en la convocatoria para el estado de Puebla, era el de ser profesionales de la educación, nacidos en el estado de Puebla, tener un promedio de 8.5 y tener una edad menor a los treinta y cinco años. Los resultados son del conocimiento de la opinión pública: sesenta y ocho por ciento lo reprobó y solo el treinta y dos por ciento lo aprobó.

El promedio aprobatorio fue de seis y en el otro extremo, se registraron casos que reprobaron con cero aciertos como el caso del maestro poblano con folio número 212045306, profesor de biología, docente en servicio con siete años y tres meses de estar en las aulas. Contra paradojas, las escuelas normales, tanto las dirigidas por los corrompidos dirigentes sindicales como las que dirigen las virginales religiosas, todas, certifican a los egresados con promedios superiores a nueve. SNTE e iglesia comparten la misma responsabilidad y la misma moral que debieran revisar a fondo en su trabajo pastoral y responsabilidad ética.

Cuando se anuncia que el examen de oposición, "Se convierte en el único mecanismo de incorporación a la docencia", en la escuela pública, supongo que primero se debe legislar para corregir en primer lugar a la Ley General de Educación y las leyes y reglamentos relacionadas.

La presidenta del CEN del SNTE tiene un diagnóstico que aceptarlo, solo podemos advertir algunos rasgos de cinismo extremo, pero que vale la pena escuchar con cuidado: "Si lo que aspiramos a construir es la educación del siglo XXI, ha quedado atrás, lo que nos fue útil en el pasado y que crea una red de intereses y de prácticas que cancelan la viabilidad histórica y de pertinencia académica". Si alguien conoce de esto es la profesora Elba Esther Gordillo.

Ante la reacción de la opinión pública, el SNTE, reaccionó de manera tímida con una declaración de nueve puntos, pero en ningún momento desmiente a la profesora Elba Esther Gordillo, virtual Secretaria de Educación Pública y principal operadora de la Alianza por la Calidad de la Educación.

El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.

Correo electrónico: hernandez_luis21@yahoo.com.mxEsta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


< Anterior Siguiente >

[Volver] Inicio | Secciones | Especiales | Servicios | Edición Puebla | Comentarios | Registro | Directorio | Buscar | Anúnciate
e-consulta.com es un periódico digital de Consultoría Contracorriente SA de CV

Anónimo dijo...

Hola: Soy egresado de la normal rural de Ayotzinapa,Gro. de la generación 1986-1993,mi nombre es Homar Rios Caro("El caballo"),simplemente les digo que ser NORMALISTA RURAL ES UN ORGULLO,el cual llevaré a cuesta hasta la muerte.A todas las amistades que conocí desearía nuevamente entablar comunicación con ellas, porque fueron momentos gratos e inolvidables. Mi correo es: homarios@hotmail.com Me dará mucho gusto encontrarme con varias egresadas de esa gloriosa normal.¡¡ Hasta la victoria siempre!!... venceremos.

Anónimo dijo...

Hola: Soy egresado de la normal rural de Ayotzinapa,Gro. de la generación 1986-1993,mi nombre es Homar Rios Caro("El caballo"),simplemente les digo que ser NORMALISTA RURAL ES UN ORGULLO,el cual llevaré a cuesta hasta la muerte.A todas las amistades que conocí desearía nuevamente entablar comunicación con ellas, porque fueron momentos gratos e inolvidables. Mi correo es: homarios@hotmail.com Me dará mucho gusto encontrarme con varias egresadas de esa gloriosa normal.¡¡ Hasta la victoria siempre!!... venceremos.

Anónimo dijo...

En el SNTE el problema es fundamentalmente político.
Luis Hernández Montalvo.
La situación del SNTE se enmarca en una profunda crisis de la dirección sindical, la cual se encuentra entrampada en el desprestigio de sus propios métodos de conducción y el aval que ha hecho la política económica del grupo gobernante, política que ha golpeado severamente el nivel de vida del magisterio.
Es evidente que el problema es fundamentalmente político, ya que la dirigencia sindical se ha aislado de las bases magisteriales y de sectores fundamentales de la opinión pública. Desde el Segundo Congreso Nacional Extraordinario, con la reforma a la legalidad interna y con la aprobación de los estatutos actuales, se reforzaron los criterios patrimonialistas en la dirección nacional del SNTE.
El abandono del proyecto de sindicato democrático que se perfiló en el Primer Congreso Nacional Extraordinario de Tepic, Nayarit, y la creación de la figura de Presidenta del CEN del SNTE, terminó por imponer de manera grotesca el liderazgo vitalicio de la profesora Elba Esther Gordillo, inaugurándose con ello, el tercer cacicazgo, en un sindicato que desde su fundación en diciembre de 1943, los trabajadores no han dejado de luchar por rescatarlo como instrumento de lucha para sus fines e intereses de clase.
El SNTE es un espacio vacío de ideas y propuestas. La presidenta del CEN del SNTE deambula por el país con su soledad y un grupo de incondicionales en los que no puede confiar la conducción del sindicato por su incapacidad y por las ambiciones desatadas para sucederla. En el CEN del SNTE todos conspiran y buscan sus alianzas en el exterior con los grupos de poder, con los que pueden influir en los ánimos del presidente de la República.
En las estructuras seccionales es evidente la fractura de los grupos, la unidad sindical no existe más, vivimos un proceso de balcanización de la unidad del sindicato sin que se pueda hacer algo desde el ámbito institucional, desde la legalidad estatutaria y desde la voluntad política de la actual dirección del SNTE.
Ahí están los sindicatos estatales, los ex empleados de la maestra Elba Esther divulgando las intimidades del poder personal y familiar, los excesos de la soberbia que da el dinero, las posibilidades de comprar pedazos de destino mediante rituales de santería y en medio de actos sacrificiales, mantener el poder a cualquier precio.
El Primer Congreso Nacional del SNTE de Tepic, Nayarit, en 1990, había previsto los problemas de la unidad sindical, por ello, era necesario construir un proyecto para democratizar al sindicato y hacer vigente su carácter de frente amplio con el que se constituyó y concibió al SNTE.
Solamente una dirección con autoridad moral y política puede permitir la recuperación de la autonomía sindical, con posibilidades de dar pasos a la reorganización y modernización del sistema educativo, conquistando la verdadera profesionalización del magisterio, la elaboración democrática de un Plan Nacional de Educación y la revisión de formas y métodos de capacitación de los profesores de educación básica, su y especialización para que pueda cumplir su misión.
Todo ello no podrá darse, si el magisterio no cuenta con un instrumento de organización y gestión sindical, que esté en manos del magisterio y no como ocurre desde 1943, en manos de caciques aldeanos y criminales con prácticas gansteriles.
El SNTE ha sido dominado por camarillas aisladas y desprestigiadas que solo se sostienen por el aval gubernamental. ¿Será posible cambiar el paradigma? ¿Será posible construir un sindicato de los trabajadores de la educación, de la cultura y las bellas artes?
Ciertamente como respuesta a esa situación se han generado momentos que si bien se reintentan en la lucha por la democracia, se han polarizado frente al conjunto del sindicato. La Coordinadora Nacional expresa a una parte del movimiento, no es la representación mayoritaria, pero no podemos desconocer que es la única fuerza que se ha mostrado abiertamente contraria a la dirección sindical.
La presencia de la CNTE en toda la década de los ochenta es fundamental para comprender la necesidad de los cambios anunciados en 1990 y que lamentablemente se descuidaron hasta su abandona final. Hoy la corriente institucional esta fracturada y confrontada en su interior. La CNTE fue por mucho tiempo la única fuerza contraria a la dirección sindical.
Su táctica de paralelismo no le ha permitido ser la fuerza fundamental y por ello el movimiento que hoy se gesta en sus primeros pasos en el estado de Puebla, debe pasar a construir una dirección unitaria, democrática y debe contribuir a la democratización del sindicato nacional, como parte de un movimiento nacional, así se puede contribuir a derrotar los métodos de imposición y chantaje de la camarilla que encabeza la señora Elba Esther.
Los trabajadores de la educación debemos poner nuestra disposición para discutir una salida a la actual crisis, es urgente discutir el tipo de sindicato que hoy es posible emprender, el que mejor convenga, la única salida es democrática.
En el Comité Ejecutivo Nacional, en los seccionales y delegacionales, están compañeros, que si bien fueron formados en la cultura de Vanguardia Revolucionaria y de la actual presidenta del CEN del SNTE, actúan de manera independiente.
Es la hora de la unidad de los trabajadores de la educación y de la búsqueda de los acuerdos más amplios y flexibles que permitan construir una nueva fuerza sindical de claro signo democrático que proponga una alternativa a la actual situación. En el SNTE el problema es fundamentalmente político.
El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla. Correo Electrónico: hernandez_luis21@yahoo.com.mx

karla dijo...

hola soy una egresada de la generacion 2000.
les doy este comentario por que me preocupa como en esta escuela tan maravillosa las cosas van cambiando les menciono esto es por que algunas compañeras estan teniendo una relacion muy cerca con los partidos politicos "prd,pan,pri" ya que en la comunidad se van a tener algunas elecciones internas y elecciones para presidente municipal, estas compañeras se estan dejando manipulara por algunos candidatos de estos partidos no se con que fin o que les prometieron para su so propio fin ya que esto me preocupa ya que por algunas esten hechando a la basura la reputacion de la escuela si sabemos que de por sin no tenemos una buena imagen en las comunidades. no se por que esa actitud de estas compañeras que estan haciendo esta labor (seu compañeras)
NO A LAS RELACIONES CON LOS PARTIDOS POLITICOS
RESPETO A NUESTROS ESTATUTOS

luis hernandez montalvo dijo...

Magisterio: cien años de sueños mutualistas.
Luis Hernández Montalvo.
Uno de los primeros intentos por organizar al magisterio a nivel nacional, se produjo, exitosamente entre los meses de diciembre de 1908 y enero de 1909. La iniciativa para una Asociación Nacional de Maestros, fue publicada en “La Enseñanza Primaria”, en su edición del primero de febrero de 1909.
La iniciativa fue firmada por el profesor Alberto Correa el 10 de diciembre de 1908 y publicada posteriormente en la revista que dirigía el profesor Gregorio Torres Quintero. Todo parece indicar que el señor Correa murió antes de la asamblea constitutiva y fue don Gregorio Torres Quintero, quien pronunciara el discurso en el acto de la instalación de la Junta Central Provisional de la Asociación Nacional de Maestros.
Revisando la iniciativa, se establecen las finalidades de la Asociación. Aparece por orden de ideas, el establecimiento del mutualismo para favorecer en lo posible a cada maestro y alcanzar el bienestar del magisterio en general. La otra preocupación de la Asociación, estaba el estudio y resolución de cuestiones concretas o generales referentes a la educación pública.
Y siguiendo la tradición de los maestros de la segunda mitad del siglo XIX, se propusieron emplear a la prensa, de congresos periódicos, de cuestionarios para la investigación pedagógica y de otros medios que estén al alcance de la sociedad, para obtener el buen éxito de los dos fines anteriores.
El primer intento gremial del magisterio, tiene como preocupación inicial el establecimiento de una especie de seguro cuando se afirma lo siguiente: “…se cree haber encontrado ya el medio de que la familia de todo profesor, miembro de la Asociación, que fallezca, reciba por lo menos una suma de 500.00, según se prescribirá en los Estatutos”. Para lograr su objetivo, la Asociación establecería una cuota mensual que no excedería de 25 centavos. Otra parte del dinero se destinaría a la edición de un periódico informativo.
Mejorar las condiciones de vida y de trabajo del magisterio, fueron los dos grandes objetivos del sindicalismo germinal de principios del siglo veinte mexicano. Para entonces, se reconocía el esfuerzo de las asociaciones en varias entidades y regiones de la República, pero en el discurso del maestro Gregorio Torres Quintero se advierte la necesidad de construir un organismo de carácter nacional y así daba sus argumentos:
“La unión del profesorado ha sido siempre una cosa buscada con afán en casi todos los Estados de la República, y buena prueba de ello son las numerosas sociedades que se constituyen a menudo en diversas poblaciones. Esos grupos sociales giran en un espacio reducido apremiados casi siempre por móviles inmediatos que obran con más o menos energía en el medio ambiente, pero cuyas fuerzas se diluyen, se suavizan, se debilitan con la distancia, y no alcanzan a conmover ni a otros grupos ni otros individuos siquiera”.
Un año después surgió la Revolución Mexicana y seguramente que los esfuerzos de estos maestros fueron destruidos, pero aquí están sus reflexiones para que el magisterio del siglo XXI, no cometa el error de destruir al Sindicato Nacional, al que si le debemos despojar de dominios caciquiles, de hegemonías vitalicias e intereses contrarios al magisterio nacional y a la educación pública.
Es urgente que los maestros recuperen la ética de los educadores, su autoridad moral y la fuerza profesional para enfrentar la ética de los burócratas que hacen de la educación un espacio para el tráfico de toda clase de negocios e influencias, que lucran con las grandes compañías de seguros, que se asocian con la usura para estafar con grandes intereses las necesidades y el hambre de los maestros, esa respuesta debe venir desde abajo, cuestionando la política que cada seis años inventa nuestro sistema educativo, imponiendo visiones pedagógicas de dudosa eficacia para las necesidades del desarrollo nacional.
Un siglo después los profesores hemos convocado a la opinión pública a debatir la inconsulta Alianza para la Calidad de la Educación, a cambio hemos recibido una negativa de parte de la administración y toda clase de amenazas que dibuja de cuerpo entero el carácter autoritario y patrimonialista de quienes controlan la educación pública en provecho personal y de grupo.
Los cuestionamientos del magisterio democrático han cimbrado profundamente las estructuras del sindicato y la vieja burocracia de la Secretaría de Educación Pública, al grado de paralizarse en su intento por introducir cambios laborales al margen de las leyes constitucionales. La administración educativa guarda un silencio cómplice frente a los desaciertos del sindicato. Los líderes sindicales son permanentemente cuestionados en su papel de académicos improvisados, desde su condición de analfabetas y delincuentes electorales, los líderes no comprenden, recitan los folletos sobre las verdades de la Alianza, no convencen, amenazan, insultan, intimidan.
Lideres y funcionarios, con cada declaración, construyen su aislamiento del magisterio y la sociedad, las páginas web en las distintas secciones del país y en el propio Comité Ejecutivo Nacional están muertas, ni siquiera por emergencia o por necesidad están abiertas al debate o a la información.
Voces y nuevas fuerzas vienen de muy lejos. La bandera contra la Alianza por la Calidad de la Educación y la promoción de los distintos foros para su discusión, tienen “…que ser forzosamente útiles y provechosas para los maestros, no solo en cuanto a la parte pedagógica, sino en lo que respecta a sus relaciones personales y comercio intelectual”.
A los maestros de México, los invito a unir nuestros sueños a los de don Gregorio Torres Quintero, cuando decía: “¡Ojalá, señores, que pudiéramos saludar ese glorioso centenario, bicentenario con una gigantesca reunión de maestros reunidos de toda la república, para estrechar nuestras manos y contraer, ante el altar de los héroes, el solemne compromiso de consagrar todos nuestros afanes a la educación del pueblo emancipado”.
Agregaría: Con un sindicalismo democrático, que responda a los intereses comunes de los trabajadores, que sea respetuoso de los derechos de los trabajadores, un sindicalismo, que sin importar lo dilatado de la organización, mantenga el equilibrio y la promoción del progreso, condición indispensable de toda organización gremial. Sueño con un sindicato en el que confluyan todas las aspiraciones y todas las visiones gremiales del nuevo sindicalismo del siglo XXI.
El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.
hernandez_luis21@yahoo.com.mx

mimi_16nov dijo...

Hola mi nombre es Noemi, deseo saber cuando son las incripciones, o preinscripciones o si ya pasaron o k onda por que estoy interesada en esa escuela la cual no tengo ni idea de cuando empiezan las inscripciones, espero contar con su mas cordial respuesta antes de que salga de la prepa. Escribanme a el correeo:
mimi_16nov@hotmail.com

Anónimo dijo...

aaaaa!!!esta es la ecuela que le llaman HOTEL DE PASO??me imagino xq!! :D aggh orrorosas las chavas q se sienten hermosasjajaj todas gordas hay preferitismo,y venganza q mal eh doñas??

Anónimo dijo...

xcierto??la chava q gano d flor normalista?yohali algo asi !!tuvo un novio BIEN!q le vi varias vcs con muchas mejorees?? ella al=q todas se siente una diva jejeje besa muy rico JONAThAN Capistran C .

Anónimo dijo...

williams fredy: me da gust encontrar info acerca de la normal, la conoci en el año 2002 y participe en el movimiento estudiantil, tengo bonitas recuerdos de la normal, preparence y veran que logran las metas que se proponen.
la mejor forma de combatir es estar preparados intelectualmente.

Anónimo dijo...

soy exnormalista rural y mi correo es williamfredy27@hotmail.com, para que me contacten quiero tener noticias de la normal es muy bonita no hagan caso a malos comentarios y adelante